Secreciones blancas

Las secreciones blancas, también llamadas leucorreas, son secreciones vaginales no sangrantes fisiológicas de la mujer. En otras palabras, se trata de una mezcla de fluidos (a menudo de color blanco) que emana puntualmente de la vagina. Su aparición es completamente natural.

 

¿Por qué tenemos secreciones blancas?

 

Las razones que explican las secreciones blancas de la mujer son numerosas. A lo largo del ciclo, suelen aparecer entre los periodos de regla y de ovulación. Durante el embarazo, también pueden observarse secreciones blanquecinas más abundantes y espesas. El flujo de estas secreciones varía de una mujer a otra. Puede ser ligero o abundante. Toda secreción inhabitual (aspecto, color, olor) debe ser motivo de consulta ginecológica.

Su función principal es la limpieza, ya que eliminan las células muertas y los restos microbianos, y lubrifican la vagina. En el momento de la ovulación, ayudan a los espermatozoides a subir hasta el útero para fecundar el óvulo.

 

¿Qué significa que las secreciones blancas huelan mal?

 

Puede suceder que las secreciones blancas sean malolientes. Esto puede deberse a un desequilibrio de la flora íntima. Se identifican varios factores de riesgo:

• Un exceso de aseo íntimo, una higiene íntima no adecuada, la práctica de duchas vaginales
• Los cambios hormonales (embarazo, contracepción con píldora anticonceptiva, dispositivo intrauterino, menopausia)
• Consumo de tabaco
• Toma de antibióticos y uso de antisépticos
• Utilizar ropa muy ceñida.

 

¿Hay que consultar con el médico en caso de secreciones blancas?

 

Si las secreciones blancas son inhabituales (más abundantes que de costumbre, malolientes) y/o cambian de color (grises y/o amarillentas, por ejemplo), es preferible consultar con un médico.

 

¿Una buena higiene íntima puede ayudar en caso de secreciones inhabituales?

 

Sí. Pero no basta. Una vez más, en caso de secreciones inhabituales, es indispensable consultar con el ginecólogo. Él es el único que puede prescribirle un tratamiento adaptado.

 

¿Qué cuidados complementarios al tratamiento se recomiendan?

 

Además de una buena higiene íntima, una cura de probióticos puede ayudarle a reequilibrar su flora vaginal.

 

Ce site utilise des cookies pour vous offrir le meilleur service. En poursuivant votre navigation, vous acceptez l'utilisation des cookies.