Irritaciones íntimas

Las irritaciones íntimas aparecen en numerosas circunstancias, tanto en la zona vulvar como en la zona vaginal, y suelen acompañarse de picores, ardores y pérdidas inhabituales.

 

¿Cuáles son las causas?

  • La utilización de un jabón decapante (por ejemplo, jabón ordinario) para el aseo íntimo.
  • Un desequilibrio de la flora íntima.
  • La presencia de micosis vulvovaginales u otro tipo de infecciones.
  • El contacto de la zona íntima con residuos de orina o heces.
  • La utilización de papel higiénico perfumado.
  • La utilización de ropa interior sintética o pantalones demasiado ajustados.
  • El uso de un suavizante o una lejía demasiado perfumados.

 

Una serie de gestos sencillos y una higiene íntima adaptada bastan para calmarlas:

  • Evite las duchas vaginales, que pueden perturbar la flora vaginal. Además, son inútiles dado que la vagina se limpia sola.
  • Limite el aseo íntimo a la zona externa (vulva y región perianal).
  • Efectúe como mucho 2 aseos íntimos por día, a la mañana y a la noche, dado que el exceso de higiene puede mantener las irritaciones.
  • Utilice productos de higiene adaptados a la utilización íntima cotidiana, formulados sin jabón y con un activo calmante.
  • Utilice probióticos vaginales para reequilibrar la flora vaginal y limitar las reincidencias de las infecciones vulvovaginales (incluidas las micosis).
  • Si tiene que tomar antibióticos, explique al médico su sensibilidad en materia de irritaciones íntimas.

Dr. Jean-Marc Bohbot