Higiene íntima: los gestos adecuados

La zona íntima se compone de tejidos muy delicadosUna higiene incorrecta o un exceso de higiene, así como el uso de productos inadecuados, pueden acarrear un desequilibrio de la flora protectora de los medios vulvar y vaginal, y ocasionar irritaciones o favorecer infecciones.

Durante los periodos en que padece problemas íntimos (picores, micosis, etc.), es importante tener una higiene íntima adaptada, en complemento de un eventual tratamiento recetado por el médico.

  1.  Realice como máximo 2 aseos íntimos cotidianos, por la mañana y por la noche, dado que el exceso de higiene puede mantener las irritaciones.
  2. Evite las duchas vaginales. El agua calcárea y el uso repetido y demasiado violento del jabón alteran la película protectora de las paredes vaginales.
  3. Enjuáguese bien después del aseo íntimo.
  4. Séquese cuidadosamente.
  5. Aplique, si fuera necesario, un cuidado calmante.
  6. Evite los productos antisépticos y prefiera los cuidados limpiadores suaves sin jabón.
  7. Lávese con las manos y no con un guante, donde pululan los microbios.
  8. Cambie todos los días de ropa interior y prefiera las prendas de algodón en vez de los tejidos sintéticos o la seda.
  9. Evite la ropa demasiado apretada, que puede generar roces.
  10. Cambie a menudo de protección periódica durante las reglas.

 

Dr. Jean-Marc Bohbot