Aseo y cuidado del bebé

Realizar un aseo adaptado a su hijo contribuirá a evitar irritaciones, rojeces y sequedades de la piel.

  1. Limpie la piel una vez por día, preferentemente por la noche, dado que el baño calmará al niño y favorecerá el sueño.
  2. La temperatura del baño (o del agua de la ducha) debe situarse entre 35 y 37°C.
  3. Calentar el cuarto de baño (22/24°C).
  4. El baño no debe durar más de 15 minutos.
  5. No utilice jabón común y corriente, porque podría provocar irritaciones y sequedades cutáneas.
  6. Después del aseo, seque cuidadosamente la piel y los pliegues cutáneos para evitar toda irritación.

Dr. Gilles Brami